Conoce nuestros sitios
Estás leyendo:
Uyuni-San Pedro de Atacama: una historia de sal, lagunas, quinua y arena
Comparte
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.
¡Mantente alerta! Todo lo que debes saber sobre COVID-19

Viajes

Uyuni-San Pedro de Atacama: una historia de sal, lagunas, quinua y arena

Recorrer Uyuni-San Pedro de Atacama es como viajar a un mundo fantástico, a un pasado cargado de historia entre postales naturales que roban el aliento.
Escrito por: Revista Bleu&Blanc

Por Pablo Ricalde

Aunque suene muy poco probable, acabo de probar la quinua. Como parte del recorrido Uyuni-San Pedro de Atacama, estaba visitando el salar de Uyuni en Bolivia, donde este grano es parte esencial de la dieta. Según datos de Elsa, la guía del viaje, a inicios del siglo pasado, la quinua era uno de los alimentos mas exclusivos del país andino y no fue hasta hace poco donde adquirió importancia y su comercialización se hizo más accesible. Hoy en día existen diversos tipos, como tipos de chile en Mexico. La cereza del pastel se la lleva la quinua real, exclusiva de la clase alta de Bolivia. No la pude probar, aunque dudo pudiera detectar la diferencia.

Este video te puede interesar

Plato con quinua The Hot Spot

PUBLICIDAD

Visité el destino a inicios de la temporada de lluvias, como punto de partida del recorrido más común para los turistas: Uyuni- San Pedro de Atacama. Adjetivos trillados relacionados al salar hay miles, el que yo elegí para describirlo fue pureza. Miles de hexágonos de sal alineados forman el salar mas grande del mundo. Cuenta la leyenda que en la guerra del Pacífico, a inicios del siglo pasado, cuando los chilenos invadieron el salar, los bolivianos, con ayuda de espejos y llamas, salieron a defender sus tierras. Fue tal la pureza del blanco del salar, que, con ayuda de los espejos colocados sobre las llamas, cegaron la vista de los chilenos, lo que permitió la defensa boliviana. Hoy en día, todo el salar esta en tierras bolivianas.

Uyuni Salar
Camionetas 4×4 son las encargadas de llevarte de la ciudad de Uyuni al salar, sólo veinte minutos separan una de la otra. Ya dentro, la aventura apenas empezaba. El salar esta repleto de opciones para divertirse.

Paramos en la isla de los cactus antes de mediodía a fin de encontrar el sol en su punto más alto; una parte importante de la experiencia en Uyuni es la manera en la que se refleja el sol con la sal. No se debe de escatimar en unos buenos lentes polarizados, que a poco tiempo dentro del salar se hacen tus mejores aliados. Desde la isla, es muy fácil perderse en la infinidad del destino. Es ahí donde el almuerzo se sirve. Creo importante mencionar que dentro de la isla hay una pequeña tienda para comprar una botella de vino o una cerveza. Ambos locales, pero de muy buen sabor.

El día termina con una serie de fotos divertidas; de ésas que salen si uno googlea Uyuni. Nuestra guía era experta en tomar fotos. Desde ser atacados por un dinosaurio, montar a caballo, acariciar una llama o ser pisados por otro miembro del grupo, las fotos divertidas son básicas para cualquier visitante de Uyuni.

El hotel en Bolivia que te hará sentir como si estuvieras en una estación espacial

Cementerio de trenes

Como lo indicaba el recorrido, el tercer día empezaba en el cementerio de trenes. Suena a película del Viejo Oeste; y en realidad eso es. Por varios años, los trenes inservibles de Bolivia fueron dejados a su suerte en ésta, una de las pocas planicies en el país. Son locomotoras, carros y equipo ferroviario; oxidado y lúgubre. Hoy ya convertido en un punto turístico, se presenta como uno de los mejores lugares para tomar fotos de toda la travesía. Como recomendación, el cementerio de trenes es la última oportunidad para comprar productos regionales y artesanías. También es la última parada antes de dejar la civilización y emprender camino hacia las maravillas naturales de Bolivia.

Uyuni Cementerio de Trenes Uyuni Cementerio de Trenes

Los siguientes dos días me agotaron. Es un cansancio diferente al de rodar un gran fondo de bicicleta. Es en cansancio de logística. Son varias horas en coche; en caminos donde el mejor de los escenarios es terracería, con paradas intermitentes para apreciar desde varios lentes los paisajes bolivianos. No sólo es naturaleza, también las vistas incluyen minas a cielo abierto y pueblos movilizados por esta misma industria.

Un día antes de cruzar la frontera con Chile para llegar a San Pedro de Atacama toca dormir en un hotel ecológico. Por las condiciones climáticas de los últimos días, la intensidad solar había sido limitada, por ende, no había agua caliente y a su vez poca corriente eléctrica. Mi siguiente, y mas grande recomendación es, toma en cuenta que es poco probable que te bañes en esta parada. Conozco poca gente que lo ha logrado, el clima del altiplano es muy cambiante con pocos días de sol.

Antes de despedirme de Bolivia tuve la oportunidad de visitar uno de los lugares mas armoniosos de la tierra: la Laguna Colorada. Una mezcla de algas y decenas flamencos, con volcanes como guardaespaldas, crean una laguna de color rojizo. Concentraciones de sal crean isletas tipo icebergs donde los flamencos se reproducen. Sin duda es de las paradas que más valen la pena de todo el recorrido.

Laguna Colorada Uyuni-San Pedro de Atacama

Luxury Adventure en el Desierto de Atacama

San Pedro de Atacama, Chile

Nada más llegamos a Chile y cambió la música del coche. “Estrechez de corazón” del grupo Los Prisioneros sonaba como la opción mas evidente para empezar. Más aún tomando en cuenta los movimientos sociales. El ritmo de vida de que la gente de San Pedro invita a pensar que están mas alejados de lo que está pasando en Concepción o en Santiago. Son calles de tierra, una población un tanto hippie que se dedica a hacer sandboard por la mañana y vive de recorridos al Valle de la Luna en la tarde.

San Pedro de Atacama te atrapa desde que llegas; no sé si es su color adobe, sus casas, o su misticismo. El 55% del potencial astral está en ese valle, se está tan cerca de las estrellas.

San Pedro de Atacama

La travesía Uyuni-San Pedro de Atacama promete y cumple. Como habitante de CDMX, no tuve problemas con la altura; sin embargo, no hay que omitir el detalle que durante la mayoría del recorrido se está a casi 4,000 msm. La altura puede ser el pretexto para tomar un té de coca mate o servirse la segunda ración de quinua.

Restaurantes sugeridos en Uyuni-San Pedro de Atacama

The Hot Spot

The Hot Spot Uyuni Platillo

Una de las sorpresas más agradables del viaje. Alta cocina boliviana. Hay menú de cuatro, seis y siete tiempos. El de cuatro tiempos es perfecto dado sus agradables porciones. El ceviche vegano fue el mejor platillo del viaje. La coctelería también es bastante interesante; los tragos con ginebra amazónica -aguardiente local de Bolivia-, son básicos.
Dónde: The Hot Spot. Calle Colón 687, entre Santa Cruz y Colombia, Uyuni, Bolivia.

Café Adobe

Café Adobe San Pedro de Atacama platillo

Con música en vivo y un menú muy respetable, es de lo mejor que se ofrece en San Pedro. El lomo a lo pobre y las quesadillas al estilo Ecuador resaltan entre las mejores opciones.

Dónde: Café Adobe. Caracoles 211, San Pedro de Atacama, Chile.

Firma Pablo Ricalde

Vive la magia de Valle del Elqui en Chile

¿QUÉ TEMA TE INTERESA?

25370