Viajes Tendencias
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
No, gracias.

Razones por las que un adulto debe ir a un crucero de Disney

Por: Andrea Mendoza

Comparte
PUBLICIDAD

A primera vista, un crucero de Disney parece estar hecho para perderse en familia en la inmensidad del océano, pero si hay algo que ha demostrado este gigante del entretenimiento es que puede satisfacer los gustos de todas las edades. Te damos 5 razones para que vayas a uno de los viajes que ofrece Disney Cruise Line incluso aunque ya no seas un niño. Nosotros fuimos al Disney Dream y te contamos por qué nos encantó.

Tiene comida maravillosa

Todos los cruceros de la línea tienen opciones de fine dining. Disney Dream, por ejemplo, cuenta con dos restaurantes de alta gastronomía: Palo y Remy. Palo —que existe en las cuatro naves de Disney— es una oda a la cocina italiana exclusiva para adultos. Entre sus opciones se puede pedir a la carta o elegir un menú de cinco tiempos que incluye maridaje. Remy, por su parte, es un lugar de comida francesa creada por el chef Scott Hunnel ­—tres veces ganador de una estrella Michelin—.

Promete relajarte

Tiene un spa, fitness center, cabinas de tratamientos y salón de belleza. Este oasis wellness cuenta con duchas de diferentes presiones y temperaturas y un cuarto de vapor. El sauna observa directamente a una pared de traslúcida que se extiende de piso a techo y que ofrece vistas del océano. Apenas un cuarto y unos metros después, una serie de camas térmicas se acomodan también frente al mar y, en la misma zona, otros dos jacuzzis se abren paso entre el oleaje. Las cabinas de masajes, así como los tratamientos, se complementan también con la inmensidad del azul.

Cuenta con muchas opciones de entretenimiento

The District es una zona de entretenimiento exclusiva para adultos e inicia con el Pub 687, que cuenta con pantallas que transmiten diversos deportes y una selección de cervezas artesanales servidas directo del draft. Después está District Lounge, lugar ideal para bailar y para disfrutar de un coctel. Para un ambiente más relajado y burbujeante la opción es Pink. Este espacio, cuya decoración hace honor a su nombre, es un bar exclusivo de vinos y champañas rosadas. La espuma sonrosada de las botellas de Taittinger es, sin duda, la protagonista.

Le sigue Skyline, otro bar con vista impresionante de distintas ciudades del mundo. Los cocteles que allí se sirven están inspirados, precisamente, en las ciudades que se proyectan en las paredes y que cambian cada tanto. Pero el verdadero corazón de The District es Evolution. El nightclub del barco tiene fiestas temáticas y una carta amplia de cocteles.

Te remonta a tu infancia

Por supuesto, si hay algo que sucede en un crucero de Disney es que está lleno de referencias de tu infancia. Disney Dream tiene una réplica de la cabina del Halcón Milenario y demás objetos que honran a Star Wars. Casi al lado de la mítica nave espacial se encuentra una reproducción gigante del cuarto de Andy, de Toy Story; el Bosque de los Cien Acres, de Winnie Poo, y un área con videojuegos de toda clase y de todos los años.

Puedes hacer shopping exclusivo

Hay una zona de los barcos en la que los míticos personajes están puestos en artículos de marcas de lujo. Charms de Pandora, figuras coleccionables de Swarowski, bolsas Kate Spade, anillos de Tiffany y relojes Hublot son sólo algunos de los productos en los que la marca ha puesto su huella y que se pueden adquirir a bordo sin tener que pagar impuestos. Para los que gustan del arte, también hay una galería dentro de la nave.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD