Viajes Tendencias
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
No, gracias.

Qué hacer en Celestún: guía para enamorarte de este destino

Por: Andrea Mendoza

Comparte
PUBLICIDAD

No podría dejar de hablar de Yucatán. Mucho menos podría dejar pasar la oportunidad de explorar el estado a profundidad. Es por eso que aquí recomiendo qué hacer en Celestún, una población yucateca famosa por todos sus atractivos naturales.

Qué hacer en Celestún

En el camino hacia Celestún está Kinchil, un pueblo en el que las casas típicas mayas son el común denominador. Y, si bien es un lugar tradicional, vale completamente la pena, al menos en la lejanía, admirar las chozas blancas con techos de paja.

Luego de ver los maravillosos paisajes y tomar un montón de fotos salí de la camioneta para adentrarme no sólo en el calor del lugar, sino en una ría que me conduciría hasta los manglares. Desde entonces, y a pesar de los litros de repelente que se posaban sobre mi cuerpo, los mosquitos empezaron a tener un festín en mi piel.

Cuando por fin bajé de la lancha me adentré junto con un grupo en uno de los manglares. Mientras surcaba la espesura de las plantas escuchaba zumbido de las cigarras que cada vez se hacía más fuerte. Después me alcanzó una especie de olor a podrido, según el guía, el olor provenía del lodo azufrado y esa era la señal de que había llegado a mi destino. Paré. Subí la mirada y a mis ojos llegaron un montón de manchas rosas. Eran decenas de flamencos que sin advertir mi presencia se levantaban majestuosos. Ahí me quedé, sin tomar fotos, sin hablar, sólo viendo a los animales en la plenitud de su libertad. Ellos, los flamencos, son una de las razones por las que tanta gente decide venir hasta acá

Cuando volví a la balsa pensé que ya había alcanzado el clímax de viaje. Por supuesto estaba equivocada. Unos metros más adelante hicimos otra parada, esta vez en un ojo de agua. Algo me advirtieron los lugareños que me vieron bajar de la lancha llena de piquetes de mosco: en cuanto mis pies volvieran a tocar tierra debía correr al agua y echarme en ella sin más ni más. Les hice caso. Dejé mis cosas tiradas en la orilla y corrí a sumergirme en el líquido cristalino. Los cenotes son, sin duda, otra de las razones por la que todo Yucatán es tan atractivo.

Qué comer en Celestún

Tras un pequeño trayecto en autopista, pero todavía con el pelo mojado, nos detuvimos en La Palapa. Éste es un restaurante de mariscos que tiene de fondo el mar apacible. Y aunque mi hambre me incitaba a permanecer en la mesa hasta que mi orden llegara, me ganó la ansiedad por sumergirme en el tranquilo oleaje de la playa. Después de todo, si ya había nadado en las aguas dulces de Celestún, ¿por qué no nadar también en sus aguas saladas? La especialidad de este restaurante son los camarones al coco. Disfrútalos desde tu mesa con vista al mar.

 

 

Dónde dormir en Celestún

Para cerrar cada día de manera magnífica, es necesario llegar a un oasis que esté al nivel de las maravillas naturales del destino. Xixim es el lugar para hacerlo. Este hotel está apenas a 11 kilómetros de Celestún y es un espacio que brinda tranquilidad y armonía. En total, Xixim tiene 32 suites construidas con el estilo de la arquitectura maya.

El hotel tiene de un lado la Ría Celestún y del otro lado el golfo de México. De manera que las vistas desde las habitaciones, los restaurantes y, en general, de todas las instalaciones son maravillosos vistazos a la magnificencia de la zona.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD