Nuestros sitios
Compartir
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Sibarita

Víctor Patiño, confesiones de un coleccionista y amante del whisky

Por: Ligia Bang 06 Jul 2020
Lo que empezó por curiosidad, hoy se ha convertido en una pasión verdadera. Víctor Patiño es, al momento, el mayor coleccionista de whisky en nuestro país. Platicamos con él sobre cómo nació esta afición, el mundo del coleccionismo de destilados y más.

Con 729 botellas en su haber, innumerables aventuras y verdadera pasión, Víctor Patiño es considerado el mayor coleccionista de whisky en México. Lograrlo no ha sido sencillo, pero ha valido la pena. Hoy, frente a la pantalla a través de Zoom, me confiesa que va por las mil. 

Su aventura en el coleccionismo de whisky se debe a una afición, ya que Víctor es Ingeniero en Electrónica y Comunicaciones de profesión. “Trabajo como Director de Ventas para toda Latinoamérica en una empresa alemana. He tenido puestos similares desde hace 20 años, entonces he viajado mucho por todo el mundo durante este tiempo. ¿Cómo nació la afición? Es algo muy curioso. Yo realmente hasta los 26 años no tomaba alcohol. Ahorita tengo 42, quiere decir que empecé a beber hace 16 años. Para mí, la bebida era un tema social, como tal. Empecé a comprar botellas en el duty free durante mis viajes. De ron, de ginebra, de whisky… para cuando tuviera invitados en casa”, comparte.

En algún momento, decidió inclinarse por un solo tipo de destilado y eligió el whisky, debido a un recuerdo familiar. “Yo nací en Poza Rica, Veracruz. A mi papá lo veía tomar cerveza. Pero tenía un cajón grande donde guardaba sus cosas personales, y ahí atesoraba una botella de Chivas Regal 12 años. Se tomaba un trago, decía él, por salud. A manera de pretexto y por algo cierto. Porque tanto mi papá como mi mamá padecen de presión alta, y el whisky es un destilado que por la cebada y el proceso de destilación, te ayuda a dilatar los vasos sanguíneos y baja la presión. Yo no soy hipertenso, pero quizá lo sea en un futuro. Así que pensé en coleccionar algo que pudiera tomar toda la vida”, recuerda Víctor.

Víctor Patiño colección whisky

Un viaje que lo cambiaría todo

En 2011, a los 33 años, en un viaje de trabajo a Singapur hizo escala en Japón y en el mercado asiático descubrió una infinidad de botellas, muchas de ellas edición especial. El coleccionista compró cuatro, que son las que podía ingresar a México en su maleta, y ahí empezó su afición. 

“En cada viaje conocía más y más, pero fue hasta que me topé con una botella de 500 dólares, un Royal Salute de 38 años, de la destilería Strathisla, que empecé a coleccionar en otro nivel. Esa botella me impulsó a querer conocer Escocia para empaparme más del mundo del whisky y no coleccionar sin conocimiento”, platica Víctor Patiño, quien viajó a Speyside en 2014. Ahí descubrió una cosa sumamente importante: ser coleccionista de destilados en México es verdaderamente complicado.

¿La razón? A México no pueden ingresar bebidas alcohólicas de particular a particular. Tienes que tener una importadora o contratar una empresa. Si deseas importar botellas, a cada una le tienes que sumar el IETS, que es el 53% sobre el precio de la botella, más el agente aduanal, el IVA, etcétera. Al final, el costo te sube al doble. 

“Cuando coleccionas, lo haces por muchos aspectos. Uno de ellos es para poseer una botella única que nadie tiene. Otra, porque lo haces como inversión. Entonces, si compras un activo que en todos lados cuesta 1,000 dólares, por decir algo, y en México te cuesta 2,000, pues perdiste en vez de ganarle a tu inversión. Y si estamos hablando de 729 botellas, que son las que tengo hoy en día, y les pierdes, imagínate. Por eso conseguir botellas es complicado. Tienes que viajar para comprarlas, y sólo puedes traer cuatro. O pedirle a gente que viaja que te traiga. Es un proceso mucho más lento en comparación al de un coleccionista en otro país”, confiesa Víctor.

Botellas de whisky Kavalan

El exclusivo Single Malt Scotch The Macallan “Folio No5” llega a México

El whisky como inversión

El apasionado del single malt comparte que si eliges el portafolio correcto y las botellas adecuadas para comprar como inversión, se ha dado a conocer que llegas a ganar hasta 400% en cinco años. Eso hablando de botellas de 10,000 o 20,000 dólares. En cuanto a las botellas de 100 a 5,000 dólares, subirán sin ningún problema un 20%, especialmente si se trata de añadas arriba de los 21 años, cuyas botellas se vuelven más escasas, más coleccionables y, por lo tanto, más costosas.

“A partir de 2016, yo ya vi el whisky como una verdadera inversión. En ese entonces tenía 250 botellas, y supe que si invertía en conocimiento, en saber sobre la rareza de las botellas, podría ganar dinero. Le metí velocidad para comprar más, y hoy tengo 729. Ya me conocen algunas destilerías en Escocia, las marcas aquí, la tienda The Whisky Shop Paris, que me hacen precio y me guardan las ediciones especiales. Y claro, ¡hay diez mil botellas que quiero comprar! El mundo del whisky es inmenso. Hay botellas clásicas e históricas. Estamos viviendo el tercero o cuarto boom del whisky, impulsado por los coleccionistas y consumidores asiáticos.”

Este video te puede interesar

botella whisky The Macallan No6 botella whisky Royal Salute 62

The Glenlivet propone una nueva forma de catar whisky

Víctor Patiño nos habla sobre su Club del Whisky

¿Qué lo inspiró a abrir el club? Una persona increíble, Miguel Ángel Reigosa, un argentino enamorado del whisky, que empezó a coleccionar botellas, luego puso un bar, organizó un club del whisky, y finalmente, abrió un museo. Se trata del Museo del Whisky, que tiene exhibidas 2,500 botellas y que Víctor tuvo la oportunidad de visitar en 2016. Se trata, me explica el coleccionista, de la colección privada más grande del mundo.

“Fui a platicar con Reigosa, tomé algunas catas. Y de ahí dije: ‘Este señor empezó de la nada, yo también quiero hacerlo’. Regresé a México e investigué de clubes de whisky aquí y encontré un bar en la Condesa, pero no tenía buenos whiskies, ni variedad, ni nada. Me decepcioné y pensé: ‘¿Por qué no abro yo uno?’ Empecé a hacer catas con mis hermanos, amigos cercanos y compañeros de mi empresa. Hoy en día somos 205 personas en el Club del Whisky. Así fue como empezamos con una idea muy sencilla, que ahorita está consolidada. Recién acabo de sacar el acta constitutiva, se llama Bottle & Brothers y ya está abierto al público, de forma oficial. Estoy muy contento”.

PUBLICIDAD

Mediante la membresía del club de whisky Bottle & Brothers, podrás recibir tres o cuatro botellas por mes con planes de 6 ó 12 meses. Además, tendrás acceso a catas especiales, Zooms con embajadores de las marcas y maestros destileros en Escocia o de bourbon en Estados Unidos, experiencias exclusivas, subastas, rifas de botellas y más. «Pertenecer te dará exclusividad, conocimiento y botellas que no puedes adquirir si no formas parte del club», comenta Víctor. ¿Quieres formar parte? Comunícate con Víctor Patiño a través de su página de Facebook o de su perfil en Instagram @whiskyneer.

Además, Víctor creó un club más pequeño, el Secret Whisky Society, conformado por 20 personas, todas con colecciones de whisky impresionantes con las que todo mundo soñaría. ¿Consideras que México está cobrando fuerza en el mapa internacional del coleccionismo de whisky? “Sí, cada vez va creciendo más y vamos a llegar al punto de tener un museo del whisky, estoy seguro”, confiesa.

Así es como Víctor Patiño se ha convertido, poco a poco, en el mayor coleccionista de whisky en México. Algo que, sin duda, lo llena de orgullo pero sobretodo, de alegrías y momentos memorables que no cambiaría por nada. “Está padre tener botellas, ver qué suben de precio y demás. Pero lo mejor, para mí, son las experiencias, los momentos, la gente que conoces. Eso no lo cambio por nada. Por eso seguí comprando más botellas. Por todas esas alegrías y satisfacciones, por toda esa gente interesante que he conocido”, finaliza.

botella whisky The Yamazaki 18botella whisky Glenmorangie Ealanta

Descubre la plática completa con Víctor Patiño en la edición de Agosto-Octubre de Bleu & Blanc, que ya estamos preparando con mucha ilusión.

Fotos: Ramiro Kimoto, cortesía de Víctor Patiño.

Scotch Whisky The Dalmore: tradición e innovación

Descarga GRATIS nuestro especial del mes
Descarga AQUÍ nuestra guía de DESTILADOS MEXICANOS y descubre el origen de las más etiquetas recomendadas.¡Descárgala GRATIS!
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?