Viajes Tendencias
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
No, gracias.

Montréal Plaza, el restaurante que puso sabor a lo excéntrico

Por: Carolina Haaz

Comparte
PUBLICIDAD

Estamos en Montreal y es invierno. Afuera, la ciudad no se parece nada a la mayoría de sus postales, donde destacan el skyline anaranjado, la rueda de la fortuna en el Viejo Puerto, los bagels, el arte urbano, los estudiantes, Leonard Cohen. Pero hoy estamos en Montreal, es invierno y dejamos nuestros pasos en la nieve atrás para llegar al Montréal Plaza. Habíamos escuchado sobre él, después de todo es uno de los 100 mejores restaurantes de Canadá. Te hablamos sobre qué comer en este único y excéntrico lugar a cargo de los chefs Charles-Antoine Crête and Cheryl Johnson.

De dinosaurios y sueños

Imagínese pedir un plato de cebiche quebequense servido en un dinosaurio de plástico. Arriba de su mesa, una casa de juguete que flota. A su lado, un oso de peluche le mira sin juzgar demasiado. De pronto bajan las luces y suena “Aserejé” —ese one hit wonder de Las Ketchup españolas—. Paralelamente, llega un set de pastelería de todos colores y sabores. ¿Acaso estamos soñando?

Tartár de pescado, mango y quinoa crujiente en Montréal Plaza, en Montreal

¿Qué comer… y cómo?

Entre el diseño de interiores —tan hogareño como contemporáneo— y la puesta en plato —elegantemente irreverente— el Montréal Plaza ha dado suficientes razones para estar en el lugar número 6 de la lista Canada’s 100 Best. Ese dicho familiar de que la comida al centro es mejor se cumple con su variado y exuberante menú para compartir. Actualmente está conformado por delicias con ingredientes frescos, como el mousse de hígado de pollo; el delicado tartán de pescado o el salmón confitado. Mención aparte para las alcachofas de Jerusalén, los frescos cannelloni que no están hechos de pasta sino vegetales; las coles de bruselas fritas con mayonesa y tanto más.

Montréal Plaza. Imagen: canadas100best.com

 

Más que una brasserie

En el fondo, podría decirse que es otra brasserie de la ciudad, donde se sirven buenos vinos. Luego están los vinos naturales certificados, luego está un pastel en forma de nave espacial que acaba de pasar a nuestro lado, luego están los videos producidos en casa, como parte de su rama “Atelier”. En ellos, lo mismo se mofan de Donald Trump que nos enseñan los dotes del Montréal Plaza en las artes del cuadro por cuadro. Todo esto significa que 1) será mejor que no ingreses si no tienes buen sentido del humor, 2) o que es el mejor lugar para sorprender a un cumpleañero malhumorado.

Como habrán notado, el Montréal Plaza transgrede los límites de la cocina actual. Interdisciplinario, lúdico, experimental y poco solemne. Hay que decir, también, que sus creadores tienen importantes credenciales gastronómicas. Y es que Tanto Charles-Antoine Crête como Cheryl Johnson aprendieron en el Toqué!, destacado restaurante de Montreal que conserva una tradición de alta cocina desde 1993. Su evolución personal y profesional se ha materializado en éste, un lugar que ofrece cocina accesible y de alta calidad. Un favorito para locales gourmands y una obsesión para el extranjero —o sea, nosotros—. Podría decirse que el estilo de la dupla está integrado por una mitad de platos clásicos; el resto es creatividad pura sin deshacerse del confort para los comensales. Lo dice la reseña de 100 Best: “Crête es un virtuoso de la improvisación; Johnson pone el balance”.

 

View this post on Instagram

 

Gâteau pour deux! 🎂 🍰🎂🍰

A post shared by Ritalin Crête (@montrealplaza) on

Imagen de portada: onthegrid.city

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD