Viajes Tendencias
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
No, gracias.

Conoce la región vinícola más antigua del mundo

Por: Revista Bleu&Blanc

Comparte
PUBLICIDAD

El camino entre la capital de Georgia, Tbilisi, y la región vinícola más importante del país, Kakheti, nos llevó a través de montes cubiertos en nieve, caminos sinuosos entre verdes bosques y largas planicies agrícolas, siempre con las imponentes montañas del Cáucaso a la distancia, un telón de fondo místico e infinitamente bello.

Tierras vitivinícolas

Kakheti, el corazón de las tierras vitivinícolas de Georgia, es la cuna mundial del vino donde por más de ocho mil años se ha estado produciendo este seductor elixir – un destino repleto de tradición e historia viva embotellada en botellas. Hay más de 500 variedades de uva en Georgia, una mayor diversidad que en cualquier otro lugar, con alrededor de 40 que se utilizan en la producción comercial de vino. Utilizando el método antiguo de pisar las uvas y fermentarlas en enormes villa juanas bajo la tierra, el vino de Georgia tiene un sabor único, excelente, donde podemos olfatear y vislumbrar toques y destellos sin igual en el resto del mundo. Los vinos color ámbar, únicos y auténticos, son el alma de la tradición vinícola de Georgia y en ellos vemos presente el terruño, la tradición y el alma del país.

Las maravillosas ventajas de beber una botella de vino magnum

Nuestra primera parada en Kakheti fue la Georgian Wine and Spirits Company (GWS) donde profundas raíces absorben agua refrescante, traída por los manantiales puros de las montañas del Cáucaso y producen jugos abundantes y ricos. GWS posee 400 hectáreas de viñedos, de las cuales 280 hectáreas son varietales de uvas rojas y 120 hectáreas de uvas blancas, creando una gran variación de excelentes vinos usando tanto técnicas tradicionales como modernas.

GWS es una de las bodegas más famosas de Georgia. Se fundó en 1993 en Telavi y su proceso de elaboración del vino es delicado. Las uvas se recogen a mano y se transportan con cajas de tamaño mediano, protegiendo a las bayas del exceso de peso y el riesgo de daños. Se tarda solo 25 minutos en llegar a la prensa de vino, evitando demasiado contacto con el aire y el sol. Por lo tanto, solo las bayas frescas, jugosas y preservadas se trituran suavemente para ofrecer los vinos más deliciosos. Además, el portafolio de marcas de GWS incluye vino espumoso y vino espumoso, bajo las marcas comerciales TAMADA, Old Tbilisi, Adamanti, Elibo, Vismino y GWS Chacha.

De aquí continuamos con nuestro recorrido vinícola a la Tsinandali Winery, donde el príncipe Alexander Chavchavadze, fundador del romanticismo georgiano, convirtió la propiedad en el pueblo de Tsinandali, que heredó de su padre en el centro cultural e intelectual del país, un status que conserva hasta el día de hoy. Fue en la bodega Tsinandali en la que el vino se embotelló por primera vez en Georgia; la colección de vinos añejos de Chavchavadze consta de más de 15 000 botellas, la más antigua de las ellas data de 1814.

Viñedos

Bajo el Príncipe Alexander Chavchavadze Tsinandali Estate se continuó la tradición de 8000 años de elaboración del vino georgiano y, al mismo tiempo, se creó un alto estándar con enfoque tecnológico moderno. Hoy en día, esta noble tradición continúa y la antigua kvevri y la vinificación clásica europea todavía coexisten. Su viñedo único está bordeado por cañones y bosques que crean un territorio separado con un terroir espectacular, plantado con once especies de vid georgianas. Aunque Alexander Chavchavadze nació hace 230 años en 1786, su legado como creador de la moderna vinicultura georgiana vive todavía y Tsinandali Estate aún ofrece maravillosos vinos y licores georgianos.

Nuestra tercer parada en esta aventura por Kakheti fue Shumi Winery. Construida en 2001, la bodega Shumi se encuentra también en la región de Tsinandali. La palabra “Shumi” significa vino genuino, sin diluir y el icónico logotipo de la bodega es un grifo (“Phaskunji” en la mitología georgiana). La leyenda dice que el grifo trajo el primer racimo de uvas a la gente y fue a partir de estas uvas que se comenzó a cultivar viñas en la tierra.

Shumi posee viñedos en microzonas únicas, famosas por sus ubicaciones geográficas, condiciones climáticas y están inmersas en un rico patrimonio de vinicultura y viticultura. La principal ventaja de la compañía de vinos Shumi es un ciclo completo de producción en el llamado “ciclo cerrado”, lo que significa que solamente ellos manejan todas las etapas de la elaboración de su vino, desde el cultivo y la cosecha de uvas hasta la producción y el embotellado del vino terminado en la botella. Shumi es la primera y única compañía en Georgia en establecer un museo de la Viña y el Vino dedicado a la historia de viticultura y vinificación de varios siglos en Georgia – su artefacto más antiguo tiene 6000 años.

Después continuamos a la bodega de Babaneuri Marani, un espacio único; su viñedo, bodega y hotel boutique se encuentran en las estribaciones de la cordillera del Gran Cáucaso, a la vista de los principales sitios históricos y culturales de Kakheti. Al aire libre producen vinos de cuatro variedades de uva georgianas: Saperavi, Mtsvane, Kisi y Rkatsiteli, todas cultivadas en sus once hectáreas de viñedos directamente adyacentes a la propiedad.

Más viñedos

Los vinos de Babaneuri se elaboran en Qvevris, las tradicionales ánforas de barro enterradas en la tierra fría, de la misma manera que se ha hecho en Georgia por más de 8,000 años y el precioso hotel boutique de la bodega cuenta con solamente 13 habitaciones; senderos para caminatas en los bosques y colinas nos sumergen en este hermoso paisaje. La finca es propiedad de la familia Idoidze, quienes nos platicaron de su pasión por crear vinos que representan el alma de Georgia. No compran las uvas externamente, ya que creen y se jactan de que el vino de alta calidad solo se puede hacer con las uvas que son atendidas por los propios vinicultores.

3 vinos premium mexicanos para festejar el día del Malbec

Nuestra siguiente parada fue la impactante Winery Khareba, cuyos vinos son preservados en un largo túnel bajo las montañas del Cáucaso. La bodega Khareba se basa en tradiciones antiguas, trabaja para preservar una cultura vitivinícola única y produce vino utilizando métodos antiguos junto con las tecnologías más nuevas. La compañía es propietaria de más de 1000 hectáreas de terreno, donde se cultivan viñedos de estilo tanto georgiano como europeo.

Winery Khareba produce vinos de las uvas georgianas Tsitska, Krakhuna, Tsolikouri, Otskhanuri Sapere, Aladasturi, Usakhelauri, Rkatsiteli, Mtsvane, Khikhvi, Qisi, Saferavi, Mukuzani, Kindzmarauli y Akhasheni – cubren siete denominaciones de origen y producen hasta cincuenta vinos diferentes. Inaugurado en 1962 para el Congreso Mundial de la OIV, la bodega-túnel de la vinícola tiene una longitud de 7,7 kilómetros – más de 25 000 botellas de vinos de bodega Khareba premium envejecen ahí. El túnel conserva una temperatura natural de 12-14 ° C con humedad del 70%; las condiciones ideales para la conservación del vino. Al final del pasaje tomamos un elevador que nos llevó a su famoso restaurante, incrustado en la montaña, donde gozamos de esta exquisita selección, la dulce melodía de cantos gregorianos en el aire fresco del Cáucaso.

De Khareba proseguimos a la vinícola Chubini, una encantadora bodega familiar de pequeña producción en Kakheti centrada en el mercado de exportación internacional. Establecida por Tornike Chubinidze, esta encantadora vinícola lleva a cabo todo el proceso de elaboración del vino de manera tradicional, hecha a mano personalmente por la familia. Originarios de Tbilisi, la capital de Geogria, los Chubinidze decidieron volver a sus raíces y sumergirse en el mundo de las antiguas traiciones vinícolas de Kakheti.

Su historia está en el proceso de crearse: En 2016, a la edad de 25 años, Tornike se mudó al pueblo de Shilda para comenzar a construir su propia bodega. En septiembre de 2016, Chubini aplastó sus primeras uvas y en el 2017 se ha embotellado la primera añada. En su primer año, los vinos fueron exportados a 4 países en 3 continentes – la producción de Chubini es bastante limitada, prestando más atención a la calidad que a la cantidad. Cuando trajeron los Qvevris a su parcela de tierra, justo antes de enterrarlos en el suelo, vieron un arcoiris doble de 180 ° justo sobre los Qvevris y de ahí nació la idea para sus etiquetas.

La ultima bodega que visitamos fue Shilda, fundada en 2015. Esta vinícola ofrece más de 20 variedades de vinos que incluyen líneas de vinos estándar y premium. La compañía también produce bebidas con alto contenido de alcohol: Brandy georgiano, vodka de uva y Chacha. La bodega está totalmente equipada con modernas instalaciones italianas y francesas, y tiene su propio laboratorio con tecnologías alemanas. La bodega Shilda rinde homenaje al rico patrimonio de la historia del vino en Georgia, al tiempo que combina tradiciones de siglos con innovación y nuevas tecnologías para producir vinos de alta calidad con variedades de uva locales cuidadosamente seleccionadas.

Lujoso hotel

Aunque la empresa aún es joven, sus productos ya han sido reconocidas en las competiciones internacionales de vino más conocidas, como IWC, Prowein, CIWC, etc. Después de degustar vino extraído directamente de sus barricas –una experiencia increíble– visitamos su hermoso restaurante, con vista de trescientos sesenta grados a viñedos y montañas, decorado estilo un chalet de esquí e infinitamente acogedor.

En Kakheti nos hospedamos en Sighnaghi, conocida como la “Ciudad del amor”, con vistas a viñedos dispersos por todo el valle Alazani y el Cáucaso. En el corazón de este pintoresca y encantadora ciudad de encuentra una joya de la colección Lifestyle de Preferred Hotels & Resorts: el Hotel Kabadoni.

Los 5 mejores vinos mexicanos que están en la lista Bacchus

Con una grande sonrisa y los brazos abiertos nos dio la bienvenida Tamar, la talentosa gerente del hotel, quien nos enamoró de esta mágica región de Georgia. Con un ambiente delicado, tranquilo y armonioso, una amplia gama de servicios y la tradicional hospitalidad georgiana, el Hotel Kabadoni nos sumerge en lo más auténtico de la cultura de Georgia.

El interior del Hotel Kabadoni es una mezcla de art nouveau y antiguos motivos georgianos y orientales, su variedad de colores contrastando con toque modernos y minimalistas. La terraza de su excelente restaurante y su famoso rooftop nos impacta con vistas a las montañas del Cáucaso y una infinidad de viñedos que se extienden de la ciudad hacia ellas. Un hotel excepcional en un destino inolvidable, Kabadoni es el portal a la magia de la región vinícola más antigua del mundo.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD