Viajes Tendencias
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
No, gracias.

Este paradisíaco spa está escondido dentro de un bosque en Canadá

Por: Andrea Mendoza

Comparte
PUBLICIDAD

Un oasis de silencio y tranquilidad reposa en medio del bosque en Whistler. Las reglas para ser parte de la experiencia de desconexión de Scandinave Spa son simples: no se permiten celulares y no se puede hacer ruido. Uno de los manifiestos de este lugar es que el silencio es una fuente de fuerza por lo que, incluso aunque haya un movimiento constante de gente en todas las áreas, un sentimiento de paz y calma se impregna en las personas, en el spa. A excepción de las cabinas de masajes, los vestidores y las regaderas, todas las áreas son mixtas y son abiertas, es decir, desde cualquier lugar tendrás el bosque rodeándote.

Para asistir no es indispensable hacer reservación aunque sí es recomendable, debes llevar traje de baño y sandalias. Una vez en la recepción te proporcionarán los detalles de tu reserva y, por supuesto, las reglas. Además, te darán una llave para guardar tus cosas en un casillero (incluido tu celular o cualquier aparato electrónico), dos toallas grandes, una toalla pequeña y una bata. Con los aditamentos también proporcionan una pequeña guía para aprovechar al máximo las instalaciones. Idealmente, te recomiendan usar el vapor o el sauna unos minutos, luego ir a una alberca de agua caliente y después sumergirte en una alberca fría o una de sus cascadas.

8 lujosos spas en el mundo que vale la pena visitar

Foto cortesía de Scandinave Spa Whistler

La tríada ideal

Básicamente, la filosofía del lugar se basa en la quietud y en el uso adecuado de las áreas calientes, frías y las de relajación. Hay cuatro opciones en cuanto a las zonas de calor: los cuartos de vapor de eucalipto, el sauna recubierto completamente de madera, el sauna finlandés y las albercas templadas. Esta primera fase tiene el objetivo de dilatar los vasos sanguíneos y hacer que la sangre fluya mejor. Por supuesto, con la transpiración el cuerpo empieza a limpiarse y liberarse.

La siguiente fase es la de las áreas frías, probablemente esta es la más difícil pues para este punto el cuerpo ha alcanzado una temperatura agradable que será quebrantada por agua helada. Puedes probar ese punto de quiebre en la cascada nórdica, en las regaderas también nórdicas o en las piscinas de inmersión fría. El propósito de someter a tu cuerpo a tal choque es cerrar tus poros, liberar endorfinas y aumentar tu ritmo cardiaco. Esta etapa es esencial para lograr resultados.

5 maravillosos spas en la CDMX para consentir a mamá

El último paso es el de relajación, para hacerlo puedes elegir entre los solariums, las hamacas (únicamente disponibles en verano), las chimeneas al aire libre o el estudio de yoga. El final del ciclo está diseñado para regresar el cuerpo a su estado natural, a estabilizar el flujo sanguíneo y la frecuencia cardiaca. En este tiempo recomiendan relajarse física y mentalmente. Puedes repetir el primer y segundo paso unas tres veces y al final de esos ciclos proceder al tiempo de tranquilidad.

Foto cortesía de Tourism Whistler hecha por Chad Chomlack

 

Dónde

Scandinave Spa Whistler

8010 Mons Road, Whistler, BC, VON 1B8

scandinave.com

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD