Viajes Tendencias
Estás leyendo:
Arte y Cultura José Luis Ramírez: artista de contrastes que ríe de la risa
¿Te gustó la nota?
Comparte este contenido
SUSCRÍBETE
Revista Impresa
Queremos complementar lo que más te gusta de tu revista digital.
SUSCRIBIRME A LA REVISTA No, gracias.

Arte y Cultura

José Luis Ramírez: artista de contrastes que ríe de la risa

Con su discurso, el pintor de Durango José Luis Ramírez pone el dedo en la llaga, en la crítica, donde más duele. Su obra, un contraste lúdico de realidades y mundos, confronta a través de un collage de emociones.
Escrito por: Ligia Bang

Admirar una pieza del muralista y pintor mexicano José Luis Ramírez es una experiencia que confronta. En una primera mirada, el espectador notará un coctel de figuras, símbolos, frases y elementos quizá frenéticos, quizá nostálgicos, pero ciertamente disímiles entre sí. En una apreciación más sesuda y profunda, llega la comprensión del mensaje. Uno poderoso, crítico y afilado que proviene del mundo de contrastes que ha experimentado el artista.

Jose luis ramirez muralista Retrato de familia de clase alta

Retrato de Familia de clase alta, 2019. Óleo sobre tela. 100 x 120 cm

Su infancia en Durango fue de carencias, enclavada en una realidad insostenible. En contrapunto, su obra le ha abierto las puertas de un mundo cargado de lujo y oropel. Ramírez ha tenido acceso a esas dos facetas del abanico social del país, y son esos detalles antagónicos los que integra a su proceso creativo.

«Es ver las dos áreas y en medio buscar cómo y en dónde convergen. Eso es México; me apasionan sus contrastes sociales, los extremos. En mi obra siempre hay una crítica», expresa tajante Ramírez, quien se considera un curioso observador de la vida que nos atraganta con su brutal realidad.

Jose luis ramirez muralista tiempos de poco amor

Tiempos de poco amor, 2018. Óleo sobre lino. 50 x 50 cm

El desnudo como arte: las fotos icónicas de Spencer Tunick en México y el mundo

Diseccionar lo cotidiano

Un ejemplo claro de su irreverente discurso se encuentra en la serie «Yuxtaposición» (2011), que lo hizo acreedor a una beca del Fonca y a una invitación para exhibir en la Ayden Gallery de Vancouver. Se trata de una colección de obras que partió de la narcomoda que el muralista respiró día y noche en su estado natal para generar un diccionario con palabras que forman parte de lo cotidiano. «Levantón», «código rojo», «toque de queda», «mesa de diálogo» y 23 términos más dieron título a estas piezas.

Jose luis ramirez muralista La casa del pintor

La casa del pintor, 2018. Óleo sobre tela. 243.5 x 175.5 cm

Específicamente la obra Tú mamas, yo mamo, todos mamamos (2012), nacida de esta avalancha de ideas, lo catapultó. Presenta un Chabelo con una gran ubre y 278 peluches que representan los cuerpos que se encontraron en una fosa común. En junio de 2019, esta pieza —junto con dos más— se convirtió en la estrella en la Bienal Internacional del Cairo, donde fue el único artista mexicano invitado.

Nunca decente, siempre indecente

La creación de José Luis Ramírez sucede en una bodega acondicionada como estudio, en donde cinco personas lo apoyan con renders iniciales, la preparación de los enormes bastidores y las telas, así como con trazos y manchas realizadas por jóvenes artistas. Siempre hay lienzos listos, ya que el maestro trabaja en varias obras a la vez.

Un proceso que, aunque inicia con una idea sólida, realmente nunca se sabe cómo terminará. Su trabajo es, en ese sentido, accidental. Eso sí, siempre bajo cierto equilibrio y una cohesión que resulta en una historia que golpea como un tren a toda velocidad a quien ose pararse frente a ella.

Jose luis ramirez muralista la felicidad amenazada

La felicidad amenazada, 2018. Óleo sobre tela. 250 x 170 cm

«Pienso que la pintura no tiene que ser tan solemne y poco divertida, de hecho, todo lo contrario. Tiene que ser muy divertida, atractiva y poseer varios canales de comunicación. Es como reírte de la risa; tengo un esquema y un abanico de posibilidades muy amplio», asegura.

Uno menos del montón

A la pregunta obligada sobre hacia dónde va su carrera artística, afirma que eso nunca le ha preocupado, y que más bien se enfoca en el día a día. Eso sí, desde el momento en que el muralista ingresó a la Escuela de Pintura, Escultura y Artesanías de la Universidad Juárez del Estado de Durango porque no había matemáticas y era la única que podía costear, siempre tuvo un objetivo: no ser un pintor más. Lejos de la vida bohemia y las cantinas, en cuanto tomó el pincel supo que debía disciplinarse, practicar y pintar, pintar, pintar. «La pintura no es una carrera, es un maratón». Ramírez considera que su estilo aún está en una etapa temprana; la madurez, expresa, la dan el público, la crítica, la envidia, la generosidad.

Jose luis ramirez muralista Raices

Raíces, 2018. Óleo sobre tela. 249 x 177 cm

Eso y aguantar los portazos, hasta que 15 años después esas mismas personas son las que regresan a buscarlo. Gajes del oficio, peripecias del mundo del arte, podría decirse: «Hoy en día hay mucho bluff intelectual, mucha desinformación de quienes están consumiendo arte. Tú te das cuenta de que el buen arte se va a sostener a través del tiempo, y no por una pluma que dicte qué artista es merecedor o no. Por eso no sé a dónde voy. Yo creo que hasta donde mi trabajo me permita llegar. Porque eventualmente moriré, pero mi obra permanecerá».

Quién es José Luis Ramírez

José Luis Ramírez (31 de julio de 1981, Durango) ha llevado su aguda visión de la realidad a distintas ciudades del orbe, en exposiciones individuales y colectivas. En mayo de 2019 expuso en «Art Behind the Wall II», en New Light Art Gallery, en Los Ángeles. En junio fue invitado a formar parte de la exhibición «Eyes East Bound», en la XIII Bienal Internacional del Cairo.

En septiembre expondrá en la Bienal Ángel Zárraga y este mismo año sus piezas forman parte de «Single Work», en Medina Eventi Art Design, en Roma. El 17 de octubre, participará en la Subasta Arte Vivo 2019, que tendrá lugar en el Museo de Ate Moderno de la CDMX.

Jose luis ramirez muralista

En noviembre de 2020, presentará en Alemania uno de sus proyectos más importantes. Basada en la novela Pedro Páramo, de Juan Rulfo, expondrá una colección de 44 obras apegadas al texto y más de 20 piezas relevantes de sus dos décadas de trayectoria, las cuales viajarán por Berlín, Colonia y Frankfurt. «Es un proyecto muy ambicioso, porque de él se desprende un libro que ya se está diseñando en Viena. Me tiene muy emocionado», comparte.

Sigue al artista y muralista en su página web y en Instagram.

Fotos de la obra de José Luis Ramírez, cortesía del artista.

El misterio de las obras de Rafael Coronel, el pintor mexicano de lo extraño

¿QUÉ TEMA TE INTERESA?